Cómo quitar los callos de forma natural

Hay productos cosméticos y diversas técnicas que los reducen en gran medida. Sin embargo, hay quienes apuestan por algunos remedios de origen natural que brindan increíbles resultados.

Los callos son áreas duras y engrosadas de la piel que se forman por la constante fricción contra el calzado u otros elementos. Aunque son frecuentes en los pies, también se forman en las manos y las puntas de los dedos.

En la actualidad, hay varias alternativas para quitar los callos. De hecho, hay productos cosméticos y diversas técnicas que los reducen en gran medida. Sin embargo, hay quienes apuestan por algunos remedios de origen natural que brindan increíbles resultados.

En algunos casos los callos desaparecen de forma gradual cuando se detiene la causa. No obstante, si persiste o se vuelve doloroso, es necesario consultar al dermatólogo o podólogo. Los casos más leves pueden mejorarse con algunas preparaciones naturales.

De acuerdo al portal web Mejor con Salud, muchos de los remedios naturales para quitar los callos provienen de la cultura popular y carecen de respaldo científico. Sin embargo, al ser suaves y de uso tópico, su aplicación suele ser segura.

1. Aspirina y limón

Cuando combinamos ambos ingredientes se forma una pasta que ablanda el callo y luego es más fácil retirarlo con ayuda de una piedra pómez. De hecho, una revisión publicada en Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology reconoce que el ácido salicílico (aspirinas) es un agente exfoliante seguro y eficaz para una serie de problemas dermatológicos y cosméticos.

Ingredientes

  • 7 aspirinas
  • El jugo de 1 limón

Preparación

  • En un mortero tritura las aspirinas hasta que quede un polvo.
  • Exprime el limón y añade mientras remueves bien.
  • Puedes echar un poco de agua si es necesario (para formar una pasta homogénea).
  • Aplica una buena cantidad de este remedio casero sobre el callo limpio y seco.
  • Envuelve con una bolsa de plástico y deja actuar 20 minutos.
  • Retira con agua caliente y a continuación, frota suavemente con una piedra pómez.

2. Cebolla

No hay estudios que respalden el uso de cebolla como remedio contra los callos. Sin embargo, en la literatura popular ha sido bastante popular. De todos modos, se recomienda usar con precaución en caso de pieles sensibles.

  • Únicamente precisas una cebolla cortada por la mitad.
  • Frota cada parte sobre la callosidad y cubre con calcetines.
  • Al otro día, enjuaga bien.
  • Repite todas las noches durante al menos una semana.

3. Té de manzanilla

Lo único que debemos hacer es preparar un té de manzanilla (se consigue en bolsitas o en hebras) y, una vez que esté a temperatura ambiente, echarlo en un recipiente donde podamos sumergir los pies para quitar los callos fácilmente.

4. Piedra pómez

Si eres propenso a la formación de callos en los pies te recomendamos que tengas siempre a mano una piedra pómez que puedes comprar en varias tiendas.

Es un tipo de lima especial que sirve para deshacernos de las durezas y se puede usar en seco y en mojado.

  • Antes de pasar la piedra pómez, lava bien la zona con jabón neutro.
  • Los movimientos de exfoliación deben ser circulares y suaves para no lastimar la piel sana.
  • Una buena idea es tener la piedra pómez en el baño y usarla cuando nos damos una ducha.

5. Tomate

Son muchas las propiedades de este fruto para mejorar la salud de la piel. De forma tópica, ayuda a hidratar la piel seca y contribuye a reducir los callos.

  • Sólo necesitamos un tomate, que deberemos picar y triturar para formar una pasta.
  • Lo aplicaremos sobre la callosidad y vendaremos la zona con una tela.
  • Dejaremos que actúe toda la noche y enjuagaremos bien por la mañana.
  • Se recomienda repetir el tratamiento durante una semana.

Para conocer maneras más efectivas de eliminar este problema, consulta al dermatólogo o podólogo. Sin duda, encontrarás muchas otras alternativas.

Abrir chat